Folge uns
iBookstore
Android app on Google Play
Gefällt mir
Ein Programm der Universität Leiden
Una suposición astronómicamente equivocada
26. April 2012

Durante décadas, los astrónomos habían asumido que la cantidad de luz que observamos procedente de una galaxia podría ser utilizada para calcular cuánto material en forma de estrellas contiene. A partir de esto, podrían calcular cuántas estrellas hay en la galaxia. Sin embargo, cuando un equipo de astrónomos comprobó esta teoría recientemente, descubrieron que el brillo de la galaxia no es un buen modo de contar sus estrellas.

Primero, los astrónomos observaron muchas galaxias para crear modelos 3D detallados sobre cómo se mueven sus estrellas. Esta información fue entonces introducida en un potente "superordenador" que calculase cuánto material hay realmente dentro de las galaxias. Usando el superordenador, los astrónomos descubrieron que algunas de las galaxias más antiguas del Universo tienen tres veces más material de estrellas de lo predicho por su brillo

Pero, ¿por qué este material en forma de estrellas no brilla intensamente? "Las galaxias pueden contener enormes números de estrellas pequeñas", afirma el astrónomo Michele Cappelari. Unas estrellas tan pequeñas no darían mucha luz, pero en conjunto podrían suponer una gran cantidad de material. También afirma que el material estelar podría haber sido utilizado para hacer planetas. (Justo igual a como se formaron los planetas de nuestro Sistema Solar a partir de la misma nube de gas y polvo que creó el Sol). Y parte del material podría estar escondido en estrellas muertas que ya no brillan.

Michele está ilusionado con el nuevo descubrimiento. "Nos dice cuánto queda por descubrir sobre cómo las galaxias, y el propio universo, evolucionaron", afirma.

Dato curioso

el superordenador más potente del mundo es más rápido que 28.000 consolas PlayStation 3s de Sony juntas!

Mehr Informationen

Esta Space Scoop está basado en un comunicado de prensa de ASTRON

Share:

Bilder

Eine astronomisch falsche Annahme
Eine astronomisch falsche Annahme

Printer-friendly

PDF File
1,3 MB